Blog

Javier González, G5, ha sido seleccionado para el programa Pioneers

El Instituto Europeo de Innovación y Tecnología, EIT Climate KIC, ha seleccionado 20 expertos en distintos ámbitos del conocimiento para proponer una serie de retos y luchar contra el cambio climático. Javier González, participante de la quinta promoción de Celera, ha sido uno de ellos. 

En su caso, el primer reto ha sido diseñar y establecer una hoja de ruta con todos los cambios tecnológicos necesarios para transformar el puerto de Valencia en el puerto del futuro. Para poneros en contexto, tan solo el puerto de Londres supone el 2% de las emisiones totales de nanopartículas de todo Reino Unido, y por lo tanto, por normativa Europea todos los puertos deben ser 0 emisiones para 2050, el puerto de Valencia es el puerto piloto y debe estar listo para 2030, después será el modelo que se aplicará al resto de puertos de toda Europa.

Dentro de los retos tendrán que diseñar la transición energética hacia energías renovables y aplicar un modelo de economía circular, plantear las soluciones más eficientes y sostenibles para el almacenamiento de energía, plantear la conversión de todos vehículos y maquinaría del puerto para que empleen hidrógeno como combustible, regulación de normativas para que los barcos estén obligados a conectarse a la red eléctrica del puerto y prohibir la generación de la misma mediante combustión mientras estén atracados en puerto, transformar todos los edificios del puerto para que tengan un consumo mínimo de energía para su climatización, entre otros.


Este proyecto se extiende a lo largo de 6 meses. Enhorabuena Javier y mucha suerte!

Carlos Bort ha ganado la Beca Imagine!

Una de las grandes oportunidades que tienen los Celerados este año es ser parte de la Beca #SiliconValley2019, un programa de Imagine Creativity Center y de la Fundación Banco Sabadell.

Este programa que lleva, año tras año, a 12 #Dreamers (participantes) a un viaje de un mes desde L.A a San Francisco, busca dar solución a grandes problemáticas que tenemos hoy en día en la sociedad. Trabajarán día y noche en 4 proyectos disruptivos y después de 3 semanas presentarán los resultados en un evento público en las instalaciones de Google San Francisco.

Este año, gracias a la Fundación Banco Sabadell, los participantes de la quinta generación de Celera, presentaron su candidatura: un pitch de no más de 3 minutos explicando por qué merecían la ir a San Francisco. El afortunado: Carlos Bort, Co-Founder y Data Scientist en xplore.ai, el primer dreamer de esta aventura que empieza en Julio y quien representará a Celera.

Aún quedan 11 plazas, no dudes en participar, ¡es una experiencia que sin duda alguna cambiará tu vida!

Más información sobre la beca: https://imagine.cc/silicon-valley/2019

d21ad433-c738-4c79-9981-d9a7f4cc7eed

V Congreso Nacional de Científicos Emprendedores

Nuestro #Celerado Javier González (G5) ha sido invitado para participar, junto con nuestro Fundador Javier García Martínez, en el V Congreso Nacional de Científicos Emprendedores que se llevó a cabo el 9 y 10 de Mayo.

Un encuentro para impulsar la creación de empresas de base científica y tecnológica.

La Embajada de los Estados Unidos en Madrid, recibe a los ganadores de la NASA SpaceApps challenge

El pasado 26 de abril el embajador de los Estados Unidos en España, Richard Duke Buchan, nos recibió junto con los ganadores del NASA SpaceApps Madrid.

Durante el encuentro el Embajador,  valoró el mérito del equipo al competir con 18.000 participantes de 75 países y haber sido uno de los ganadores globales.

Agradecemos a Embajada de los Estados Unidos en España, por habernos recibido y compartido un espacio para divulgar grandes iniciativas y reconocer el talento en España.

Harvard WorldMUN

Nuestros Celerados  Virginia Huidobro (G4) y Javier González (G5), fueron los seleccionados para representar a la URJC en el evento “Harvard WorldMUN”, el simulacro del modelo de las Naciones Unidas. 

Donde compartieron sus experiencias profesionales y el actual modelo de educación en el país.

El evento ha acogido a más de 2000 delegados de más de 100 países. Las sesiones de esta macrosimulación se repartieron entre las de Asamblea General y los diferentes comités de discusión que se organizaron en dos grandes temas: Ecosocial & Regional Bodies y Crisis & Historical Commitee.

Celerados nos representan en La Moncloa

pedro duque

El pasado 18 de Marzo, se llevó a cabo en La Moncloa, el encuentro «Ciencia e Investigación en la Agenda2030»,  donde invitaron a dos de nuestros Celerados: Victor Fanjul y Rosa Narváez y a Javier García Martinez, fundador de Celera, para hablar de la situación del talento científico y tecnológico en España.

Estuvieron con el Presidente Pedro Sanchez Castejón y el Ministro de ciencia, innovación y universidades, Pedro Duque. 

Para Rosa, fue fundamental que desde las instituciones se abriese el diálogo y se hiciera partícipe a aquellos que mueven el cambio científico y tecnológico en España.

¡Sin duda, fue una muy buena representación de Celera!

El futuro del trabajo y las top 25 profesiones digitales 2019

 

Seguimos participando de la mano de la Fundación Banco Sabadell e Incipy, en la presentación de estudios que permiten conocer el futuro de las profesiones digitales.

En esta ocasión nuestros Celerados, Edgar Pons y Rosa Narváez, acudieron al evento de “El futuro del trabajo: las profesiones más disruptivas”.  

Edgar el 21 de marzo en Barcelona y Rosa el 26 de marzo en Madrid.

II Edición Premios Jóvenes Divulgadores

jpd

Por: Victor Fanjul

 

El 4 de abril, con motivo de la entrega de la II edición de los Premios Jóvenes Divulgadores, tuvo lugar una mesa redonda sobre Los Límites de la Ciencia y la Tecnología. El acto fue organizado por Celera con la colaboración de Incluciencia, Rewisor y Principia, en la Fundación Rafael del Pino y contó con ponentes de la talla de Pampa García, Lluis Montoliu, Javier García, Andrea Martos y Amador Menéndez. La mesa fue presentada por Vicente Montes y moderada por Manuel Seara, quien, tras realizar las presentaciones pertinentes, planteó la pregunta: ¿se deben poner límites al conocimiento científico?

En los últimos años se han producido grandes avances en la tecnología CRISPR-Cas, de edición de genomas. No obstante, ésta aún no tiene una eficiencia suficientemente alta para, por ejemplo, revertir patologías en animales de experimentación. Además, esta técnica no es completamente específica y puede provocar mutaciones no deseadas, por lo que actualmente su utilización en humanos no es segura y está prohibida.

Hace unos meses la comunidad científica se revolucionó ante una noticia: un científico chino aseguraba haber creado las primeras bebés modificadas genéticamente. Al parecer, el padre de las gemelas era portador de VIH, así que él y su pareja recurrieron a concebir mediante inseminación artificial. Lo que estos no sabían es que el equipo de científicos que les asistió se había tomado la libertad de editar el genoma de los embriones con el fin de inactivar uno de los genes que el virus utiliza para infectar el sistema inmune y así protegerlos de la enfermedad.

Como es de esperar, este asunto trascendió a la sociedad en general y provocó una gran polémica. En primer lugar, porque se puso en riesgo la vida de las bebés. En segundo lugar, porque los padres no dieron su consentimiento ni tenían conocimiento y los científicos se saltaron la legislación del país. Y por último, porque se abrió la puerta al debate sobre la eugenesia, o crear bebés “a la carta”. La línea que separa la modificación de genomas para prevenir una patología y para corregir un defecto o “mejorar” la especie es muy fina y se lleva discutiendo desde hace décadas.

El caso de las gemelas CRISPR es un buen ejemplo para ilustrar el dilema que planteó Manuel Seara y fue un tema recurrente durante la tarde del jueves. Lluis Montoliu comentó al respecto que no debería hacerse todo simplemente porque el avance de la tecnología lo permite. Opina que el gremio de científicos no es diferente a los demás, que también debemos estar regulados. Pampa García apuntó que los límites no deben imponerse al conocimiento científico, sino a cómo emplearlo, a sus aplicaciones. Javier García estaba de acuerdo: “No hay ninguna pregunta que no debamos responder.” No obstante, añadió que,  aunque exista una regulación (muy necesaria), esto no indica que los científicos no puedan actuar de manera irresponsable, como ocurrió con CRISPR en China.

Más adelante, Andrea Martos hizo una reflexión muy interesante: “No se puede regular sobre los límites de la ciencia si la sociedad a la que atañen no está informada sobre los avances científicos.” Y dado que “el avance de la ciencia es exponencial, en este momento es muy difícil estar al tanto de todos los avances, por lo que es difícil llevar a cabo un debate social y posteriormente regular”. Aquí es donde la comunicación y la divulgación de la ciencia toman un papel fundamental. No obstante, según Javier García, una sociedad mejor informada no necesariamente toma mejores decisiones porque somos seres emocionales y no racionales. Puso de ejemplo que en Francia el 40% de la población no cree en las vacunas.

Este tema llevó a los ponentes a hablar sobre Ciencia en el Parlamento, que pretende dotar a los políticos de las herramientas de la ciencia para que puedan tomar decisiones y desarrollar políticas basadas (o al menos informadas) en la evidencia. Esta iniciativa tuvo una gran acogida entre los parlamentarios y tras organizar unas jornadas en el Congreso de los Diputados, logró que se aprobara la creación de una oficina de asesoramiento científico para las Cortes Generales.

En relación a la otra vertiente del debate, los límites de la tecnología, Amador Menéndez indicó que muchas veces los límites vienen impuestos por la propia tecnología. Explicó cómo están proliferando las inteligencias artificiales, que se están volviendo muy eficientes para resolver problemas complejos mucho mejor que los seres humanos, a quienes nos pueden resultar inabarcables. Sin embargo, indicó que esto es lo que se conoce como “inteligencia artificial estrecha”, orientada hacia una cuestión concreta e incapaz de adaptarse a otras situaciones. Cree que la “inteligencia artificial general” está muy lejos de alcanzarse y que probablemente nunca llegaremos a desarrollarla. De este modo, no cree que podamos ser completamente sustituidos por máquinas.

Posteriormente le llegó el turno de intervención al público, que había llenado la sala hasta completar aforo y fue muy participativo. Cabe destacar la presencia de muchos jóvenes, pues al fin y al cabo la mesa redonda se enmarcaba en la entrega de premios Jóvenes Divulgadores. Hubo preguntas de todo tipo y de todas las edades, que ayudaron a consolidar los conocimientos y las ideas adquiridas durante el debate. También surgió un tema nuevo, relacionado con el “espionaje” al que nos vemos sometidos constantemente por el uso de los teléfonos móviles.  En este aspecto, resulta inquietante el contraste de perspectiva entre generaciones: aquéllos para quienes la tecnología es algo adquirido, este “control” es alarmante e inaceptable. Sin embargo, los jóvenes, que ya han nacido con un móvil en la mano, consideran que es un pequeño precio que hay que pagar por disfrutar de llevar el “conocimiento de la humanidad” en el bolsillo.

Para terminar, se proyectaron los vídeos de los ganadores del concurso y María Polo, nueva directora de Celera que coge el testigo tras Francisco Martínez, hizo entrega de los premios.

 

 

IMG_20190404_204826

En esta segunda edición de los premios, y por iniciativa de Incluciencia, se ha añadido una nueva categoría: Categoría Futuro Divulgadores, que busca premiar a las nuevas generaciones de estudiantes que aún no han iniciado su carrera universitaria y brindarles un espacio para que puedan poner en práctica sus habilidades STEAM.

 

Ganadores de los premios Categoría General:

1erPuesto: Nekane Terrades – Arteritis de Células Gigantes

2ºPuesto: Eduardo Jørgensen – La Diabetes

 

Ganadores Categoría Futuro Divulgadores

1erPuesto: Julia Menéndez – Biónica: la fusión del hombre y la máquina

2ºPuesto: Hermanos Gloria y Rodrigo López Morales – Microplásticos

3erPuesto: Gonzalo Sastre – Transmisión de la electricidad con corriente alterna.

ENTREVISTA A ROSA NARVÁEZ, GANADORA DE NASA SPACE APP CHALLENGE

El pasado Octubre, organizamos en Celera un reto mundial llamado el NASA Space App Challenge. Consistía en resolver retos que proponen científicos e ingenieros de la NASA. Los participantes se organizaron en equipos de entre 3 y 5 personas y en esta última edición participaron unas 200 ciudades en total. Era la primera vez que Celera organizaba la edición de Madrid y contó con P&G España como partner principal y BizLab de Airbus, WeWork y Rewisor como partners oficiales. 

 

Esta iniciativa comenzó hace seis años, y cada año se presentan varios equipos españoles con mucho talento. Ninguno ha conseguido ganar, hasta este año, que por primera vez, gana un equipo español a nivel internacional.

 

El equipo ganador en la categoría Best Use of Science se llama Pillars of Creation, y está compuesto por: Almudena Martín Castro, Jose Luis Martin-Oar, Iñaki Úcar, Juan Martínez, Rosa María Narváez Ferre. Crearon el juego ‘Galaxy Quest’, que consiste en la exploración espacial y utiliza gamificación para que los usuarios ayuden a procesar los datos del Hubble.

 

Entrevistamos a Rosa María Narváez Ferre, una de las integrantes del grupo ganador y participante de la quinta generación de Celera.

 

Celera: ¿Qué te llevó a participar en el  evento Space Apps Madrid?

Rosa: Pues fue un poco por  casualidad y la curiosidad que tenía. Realmente, lo que me llevó a participar fue encontrarme con la noticia, lo escuché por ahí y dije “bueno, porqué no”, y además inmediatamente cuando lo pensé, pensé en Iñaki y en Almudena. Me dije “si participo, tengo que participar con estos dos”, entre otras cosas porque al venir del campo de la innovación y de la tecnología, me sentía cómoda. 

C: Explícanos de qué va ‘Galaxy Quest’.

R: Pregunta compleja (risas). Es un juego cuyo centro es la ciencia ciudadana. Si hay algo que teníamos en común los cinco componentes del equipo, es la necesidad de hacer partícipe a la sociedad de los descubrimientos de la NASA. Creo que eso también fue lo que nos animó a coger el challenge del telescopio del Hubble.  En un principio, no lo teníamos muy claro, pero al momento, vimos cómo esas ganas de hacer algo para todos cuadraban muy bien con ese challenge. 

Entonces, ¿qué es el juego? Pues en realidad son dos cosas: por un lado, es un juego que permite a cualquier persona descubrir y coleccionar galaxias, por eso se llama «Galaxy Quest», es como la conquista del espacio en formato móvil, pero la gracia es que a la vez que tú estás descubriendo y coleccionando esas galaxias, en realidad lo estas haciendo para la NASA. Les estás ayudando a clasificarlas, no solo es un juego sino que  también es una herramienta con la que los ciudadanos pueden ayudar a la NASA a descubrir más rápido planetas, galaxias lejanas, etc. 

C: ¿Como ha sido el proceso de desarrollo de ‘Galaxy Quest’?, ¿cómo y cuándo se os ocurrió?

R: Para el usuario se presenta un futuro distópico, en el que la Vía Láctea va a chocar con la andrómeda y lo único que tienen es el telescopio de Hubble para poder mirar desde la tierra y encontrar otro mundo en el que vivir, esa es la premisa del juego. 

En ese momento, tú lo que tienes es como un cielo que se adapta a la habitación en la que estés, de manera que tu puedes ir navegando con tu teléfono móvil y en la dirección que apuntes, es la dirección exacta en la que el Hubble está mirando. Una vez que tu apuntas a una dirección, puedes navegar dentro de una galaxia. Para poder acceder a esa galaxia tienes que hacer una serie de microjuegos, como cinco tareas muy rápidas que son las que en realidad van a ayudar a la NASA a clasificar esa galaxia. Esas tareas pueden ser: dibujar la forma de la galaxia que estás viendo, unir puntos, identificar los parecidos de dos imágenes…hay miles de formas de hacer esa comprobación. Lo que sí sabemos es que la forma más sencilla es ayudándoles a detectar patrones como hace un poco el Candy Crush. Esos mini juegos, además de liberar esa dosis de dopamina para que quieras seguir jugando, te dan tiempo del Hubble que es para seguir explorando en nuevas galaxias. Una vez que entras, esa galaxia la coleccionas y se guarda dentro de tu mundito de galaxias y te puedes llevar contigo elementos. Igual esa galaxia no es una galaxia apta para vivir, pero si puedes llevarte herramientas que te sirvan a lo largo de tu exploración dentro del espacio. Yo diría que es una mezcla del Farmville y el Candy crush. 

C: ¿Ha habido algún cambio desde que empezasteis a desarrollarlo hasta ahora?

R: Lo dejamos ahí, se quedó en eso. Los cinco somos muy inquietos que no paramos y ni siquiera quedamos luego para tomarnos una cerveza. Si que es verdad que hemos hablado de intentar hacer algún piloto en algún observatorio aquí en España, pero por ahora se ha quedado muy en el aire. Probablemente ahora con el triunfo un poco más internacional, igual pensemos en intentar probar algo. 

C:  Si tuvieses el tiempo, ¿añadirías algo más al juego, lo modificarías…?

R: Si. Nos falta añadir más trabajo de gamificación, cómo se desarrolla la historia en completo, cuáles son las fases para los usuarios, cuál sería realmente ese sistema de recompensa para los usuarios…y luego hay una parte que a mi me gustaba mucho pero que no llegamos a desarrollar, que era la competición o el poder compartir: “yo tengo mis galaxias, tú las tuyas y voy a hacer un ranking entre amigos, o juntarlas o competir en equipo en un futuro”. También habría que ver cómo aprovechar más todo el material gratuito que tiene la NASA, habría que hacer un escaneo y ver cómo lo podríamos incorporar. 

C: ¿Te parecieron suficientes 48 horas?

R: De hecho fueron un poquito menos de 48 horas, porque el viernes todavía no habíamos elegido el challenge, porque estábamos dudosos y no elegimos el challenge hasta las 10:30 del Sábado. Eso nos dejó con muy poquito tiempo. Además teníamos una filosofía que era que no íbamos a trabajar por la noche, que nosotros íbamos ahí a pasárnoslo bien y a las nueve como chicos, cogimos los cuchillos y nos fuimos. Yo creo que fue ese descanso el que nos ayudó al día siguiente pensar con un poquito más de claridad, preparar bien el speech de la presentación, todo eso. Así que nos dieron las horas justas.  Pero no creo que aprovechar esas 48 horas a nivel no dormir hubiera aportado más al proyecto. 

C: ¿Cómo nace la idea? ¿A quién se le ocurre la idea y porque precisamente ese challenge?

R: Estábamos entre dos challenges, este del telescopio del Hubble y el del Golden Record, que era como replicar esa grabación que se había mandado al espacio con todos los detalles de la humanidad por si alguien la encuentra. Como no nos podíamos decidir, empezamos el Sábado con una sesión de ideación. Nos sentamos y pensamos durante diez minutos, apuntamos cada uno individualmente en un post-it ideas que se nos ocurrían para un challenge y luego para el otro, para ver un poco cual tenía más potencia.  Rápidamente vimos que el del Hubble tenía más potencia. Aprovechamos esas ideas sueltas para ponerlas todas en común e intentar darle un poco de sentido. Así que la idea realmente no se puede decir que le surgiera a una persona en concreto del grupo, si no que fuimos cogiendo trocitos de pensamiento de cada uno para construirla. Yo por ejemplo, tenía súper claro que quería que los ciudadanos participaran y también que había que resolver un problema muy concreto de la NASA. Almudena tenía siempre en la cabeza algo con pintar y dibujar, Juan quería hacer algo que tuviera que ver con un escape room o juego de rol. Al final, cada uno teníamos nuestras mini obsesiones. pero al margen de eso, fueron piezas de un puzzle que se juntaron ahí. 

C: Teníais ciertos roles, ¿cómo lo planearon?

R:  Exacto. Yo como tengo bastante experiencia en workshops,  podría decir que en mi caso hice un poco de maestra de orquesta. Decía: “ahora esto, ahora lo otro, tenemos hasta esta hora para terminar esto…”. Era un poco más de project manager. También me encargué de diseñar la presentación y parte de la aplicación con Almudena. 

Jose Luis, que es el estratega, se encargó más de pensar en la propuesta de valor para la NASA,  la propuesta de valor para el usuario y también en la manera de poner el discurso de formar estratégica para que cuadrara con ambos perfiles.

 Juan, que le encantan los juegos de mesa, se encargó de toda la gamificación, de pensar muy bien cuál iba a ser ese sistema de recompensas, cómo enganchábamos a la gente, etc.

 Almudena fue la que empezó a pintar pantallas, aunque luego las acabé yo. También fue la que se encargó de preparar todo el discurso que daríamos, que al final fue súper importante para poder vender la idea. Así que básicamente hizo un poco de diseño, speech y un poco de la parte más científica, de cómo demostrar esa mini demostración de código junto con Iñaki. 

Iñaki fue el que se encargó de toda la parte de desarrollo, de cómo aprendería la máquina. Parece que fue poquito pero costó mucho encontrar una manera de demostrar que sabíamos como podríamos hacer ese sistema de recompensa en el que la NASA se quedase con los mejores datos y los usuarios tuvieran incentivos por hacer bien su challenge. Tener todo eso traducido al código no es fácil. 

Yo también me encargué de buscar papers: investigaciones científicas que pudieran apoyar nuestra idea. Eso fue fundamental, decir “oye, este es un problema de la NASA por esto, por esto y por esto…” o sea, ir con hechos científicos.

C:  ¿Actualmente está funcionando el juego? 

R: No, es un prototipo. Para nosotros era mucho más importante tener la idea, justificarla, argumentar porque aportaba valor para cada uno de los stakeholders y demostrar la parte de código. Teníamos que poner todos los esfuerzos en la parte de código ya que era importante cómo clasificábamos con la ayuda de los usuarios y quedarnos con eso. Si no lo hacíamos, nos íbamos a acabar perdiendo en intentar desarrollar algo que no iba a ayudar de cara al concurso e iba a empobrecer partes que necesitábamos que fueran muy sólidas. 

C:  ¿Qué te gustaría que pasara con el juego?

R: ¿A mí? Que se hiciera realidad. Me parece que es muy poderoso que cualquier persona desde el metro, desde el sofá de su casa o desde donde sea, pueda estar implicado de alguna manera en descubrimientos de la NASA. Además, es un poco la filosofía con la que yo afronté el challenge, de “yo no soy una persona de ciencias ni de investigación, pero, ¿por qué no? ¿por qué no podemos participar en este tipo de eventos? De hecho, los grupos estaban bastante mezclados. Nuestro grupo quizás era el más diferente en cuanto a perfiles y yo creo que eso fue lo que nos aportó valor. 

C: ¿Qué opinas de la visibilidad que tienen este tipo de concursos? 

R: Yo creo que deberían de tener muchísima más visibilidad y no solo dentro de los contextos más obvios, sino para todos los jóvenes. Al final, la innovación acaba implicando a toda la sociedad y todos tenemos algo que aportar y es ese el mensaje que tiene que llegar a la gente joven. Los gobiernos deberían apoyarlo y más empresas deberían empujar para que esto ocurra. 

C:  ¿Animarías a compañeros tuyos a participar?

R: Totalmente. Primero,  porque nos lo pasamos fenomenal y conoces a gente súper interesante, que de otra manera no habrías conocido nunca. 

Estuvimos muy a gusto, parecía que estábamos en casa pero con el ordenador. Fue un momento muy bonito, sobre todo en el momento de las presentaciones, que hubo admiración absoluta hacia lo que otros compañeros estaban presentando. Fue muy inspirador ver lo que puede llegar a hacer uno en equipo en tan solo 48 horas. 

C: El próximo Space Apps Challenge se celebra en octubre de 2019, ¿te animarías a participar otra vez?

R: Me gustaría más involucrarme, ya no como participante porque creo que solo podría ir a peor (risas),  pero sí que me gustaría participar como mentora o como ejemplo para la gente que está ahí, que piensen que no están tan lejos, que la sensación que nosotros teníamos en todo momento era que no lo íbamos a conseguir y lo hemos conseguido. Es muy importante que las personas sepan que lo que haces ese fin de semana,  merece la pena. 

C: ¿Qué se siente ser el primer equipo español en ganar? 

R: Es raro porque no nos lo esperábamos, yo me siento muy orgullosa. Personalmente, me parece que demuestra que dentro de este país hay muchísimo talento y muy buenas ideas y que hay que empujarlas. Esto no lo digo solo por la nuestra, sino por todas las que vimos pasar ese día en el hackaton, eran brillantes. 

C:  Hemos visto la polémica que ha habido en Twitter, ¿qué le dirías a chicas que quieren participar pero les echa atrás cosas como esta?

R: Yo les diría que las cosas se demuestran con hechos, que hay que seguir haciendo, no hay que quedarse en el sofá de casa. Solo porque los demás piensen que no puedes y tengan esas expectativas sobre ti, no significa que tú tengas que cumplirlas. Yo sé que es difícil,  sobre todo cuando no conoces a referentes, es decir, gente como tu que haya hecho lo mismo. De hecho, yo no conozco a muchas rubias que hayan ganado hackatones de la NASA, pero no podemos ser víctimas de nuestro estereotipo ya que al final ni somos rubias ni morenas, somos personas intentando hacer cosas que produzcan un impacto. 

Básicamente diría que el límite al final nos lo ponemos nosotros, que si piensan que no es para ellas, si es para ellas;  es para ellas y para cualquier persona que pueda aportar valor, y si piensan que no pueden aportar valor, que se pongan a prueba como hice yo porque de verdad que pueden. 

C: ¿A qué tipo de organización quieres llamar para que el proyecto salga a flote? ¿Quién te gustaría que te apoyara?

R: Me gustaría mucho que lo apoyara Airbus ya que creo que tiene mucho sentido que además que ellos estuvieron dentro del evento, empujen desde España.

También creo que el gobierno, para concretar,  el ministerio de ciencia y educación, a nivel científico,  tiene una oportunidad muy grande de intentar ayudarnos. Podríamos probar con observatorios en España o ver qué vías de posibilidades tenemos de cara a la educación con jóvenes, niños, etc. 

Son las principales y ojalá nos apoyaran. La NASA ya nos ha apoyado, nos ha puesto la medallita.

También estaría bien recibir apoyo económico, la NASA ahí podría ser un poquito más generosa ya que nos hemos esforzado mucho (risas).

EL GRAN TALENTO QUE SE HA ESCONDIDO EN ESPAÑA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS​

       El programa que brinda un entorno en el que desarrollar iniciativas que aúnan ciencia y emprendimiento encuentra 10 nuevos jóvenes talento.

       Inteligencia Artificial, Cardiología, Matemáticas, Física y Literatura en la 5ª edición de Celera.

Celera ya tiene a los 10 nuevos talentos españoles que se integrarán en el primer programa que acelera personas y no proyectos de nuestro país.

Los Celerados participarán en un programa personalizado para ellos que incluye talleres, cursos, grandes oportunidades, charlas y actividades que se orientan al desarrollo personal y profesional con particular foco en el desarrollo de las denominadas soft skills. Entre las grandes oportunidades que ofrece Celera tendrán ocasión de participar en eventos «exclusivos», conocerán a premios Nobel, a jefes de Estado o a profesionales destacados en el área o especialidad de cada uno de ellos. Asimismo, también tendrán la ocasión de crear y protagonizar sus propios proyectos.

Este año Celera, en su quinta edición, contará con el apoyo de un nuevo socio, la Fundación Francisco Soria Melguizo “una forma inmejorable de comenzar el 2019 un año donde nos hemos consolidado como un proyecto único que apuesta por el talento español con nombre y apellidos” explica su director, Francisco Martínez.  

10 jóvenes que no solo destacan por tener un CV excepcional sino por su talento inquieto, por ser incansables, inconformistas y querer mejorar la sociedad. Alicia González, Carlos Alonso Huerta, Carlos Bort, Edgar Pons, Francisco Javier González, Gonzalo Carretero, Ignacio Moreno, Jaisalmer Frutos, Rosa Narváez y Víctor Fanjul.

El perfil de los seleccionados este año ha sido muy diverso, pero con un predominio de participantes interesados en la Inteligencia Artificial y en la investigación médica.

Los elegidos se suman a otros 41 jóvenes de las cuatro ediciones anteriores de este programa, el primero que existe en España y que actualmente está siendo reconocido no solo por los diferentes eventos que realiza sino por el impacto que está generando en la vida de los participantes.  Celera es parte del cambio y por ello, tiene una estrecha relación con universidades, centros de investigación e instituciones que aglutinan el talento en España. Busca que las personas sean reconocidas no por su CV sino por sus capacidades personales y profesionales, personas que quieren revolucionar nuestra manera de pensar y actuar, personas que estén dispuestas a afrontar sus retos y sus metas y, finalmente, personas que estén dispuestas a salir de su zona de confort.

Perfiles de los seleccionados

Francisco Javier González, ingeniero especializado en biomateriales y bioingeniería. Es co-titular de una patente y ha sido galardonado por el Congreso Nacional de eHealth, por INDRA, por Sociemat y Caja Ingenieros y por el Consejo Social de la URJC. Actualmente es CEO y Co-fundador de Iridium HiTech, empresa de base tecnológica especializada en impresión 3D.

Carlos Bort, Co-fundador y Data Scientist de xplore.ai, empresa de Inteligencia Artificial. Además de ser el Co-organizador de Machine Learning Barcelona y BCN-R users group Meetup.

Jaisalmer de Frutos, licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, con un máster en Neurociencia y un posgrado en Genética Médica. Ha recibido parte de su formación en Estados Unidos, Canadá y Australia y en la actualidad realiza sus estudios de doctorado en el Centro de Tecnología Biomédica sobre el efecto de la actividad física como factor de protección en envejecimiento.

Alicia González Martínez médico residente de Neurología, se graduó en Medicina por la Universidad de Castilla-La Mancha. A lo largo de su trayectoria ha realizado estancias de investigación en centros de reconocido prestigio como el Instituto Karolinska y la Universidad de Harvard.

Edgar Pons emprendedor e ingeniero de producto. Fundó su primera compañía en 2011, The Social Coin, seleccionada una de las Startups finalistas en el programa de YCombinator. Actualmente trabaja en I+D en Ymaging, creando sistemas que interpretan datos complejos en sectores como SmartFarming, biomedicina o geofísica.

Ignacio Moreno: Ingeniero Aeroespacial por la Universidad Carlos III de Madrid. Durante la carrera, tuvo la oportunidad de desarrollar distintos proyectos con ánimo emprendedor, que le llevaron a participar en el South Summit con CUNEF, o a asistir a las conferencias EmTech del MIT con la Fundación Rafael del Pino. Su pasión por la innovación y nuevas tecnologías le ha llevado hasta su rol actual: Product Manager en Geoblink, una startup española de Location Intelligence.

Gonzalo Carretero: graduado en Ingeniería de Tecnologías Industriales Bilingüe por la Universidad Carlos III, realizó sus estudios en Madrid y en Suwon (Corea del Sur). Enfocó su conocimiento hacia la rama de los datos y la empresa, realizando su trabajo de fin de grado sobre el análisis de sentimiento del lenguaje natural a través de algoritmos de redes neuronales artificiales, compaginándolo con un máster en Big Data y Analítica Avanzada y unas prácticas en Deloitte Digital, en el equipo de Advanced Analtytics and Artifitial Intelligence. Actualmente ejerce el cargo de Software Project Implementer and Customer Care Manager en AnalyticAlways.

Carlos Alonso Huerta: Jugador de Balonmano, Matemático y Físico que actualmente cursa 5o de Medicina y un Máster en Inteligencia Artificial. Piloto de drones y desarrollador Android autodidacta. Desarrolla aplicaciones para el móvil, el último que ha desarrollado un identificador de razas de perros por fotografía. Su principal meta es explotar el potencial de la IA dentro del campo de la Medicina con la intención de mejorar, tanto los servicios ofrecidos por ella, como los recursos de los que dispone.

Rosa Narváez: estudió Publicidad y RRPP por la UCM licenciándose con premio extraordinario y Derecho en la U.N.E.D. Tras cursar un máster Dir. Arte y Creatividad en Madrid y Londres, comenzó su trayectoria profesional como creativa digital en Shackleton y Kitchen, ganando diversos premios en certámenes publicitarios. Tras conseguir la Beca Wallapop para formarse en UX/UI en Ironhack Madrid, comenzó a trabajar en Propelland, donde lidera proyectos de diseño de experiencia para compañías como Coca-Cola o Pernod Ricard. Compagina su profesión como docente en el Máster de Creatividad Publicitaria en TAG y como directora del curso “Creatividad Digital para Creativos” en colaboración con El Corte Inglés.

Victor Fanjul:  licenciado en Biología por la Universidad de Oviedo, donde cursó un máster en Biomedicina y Oncología Molecular. Actualmente estudia un máster en Bioinformática y Bioestadística en la Universitat Oberta de Catalunya y está concluyendo su doctorado en la Universidad Autónoma de Madrid. Investiga sobre envejecimiento y enfermedades cardiometabólicas en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Considera que la Ciencia es clave para el progreso sostenible y por ello apuesta con optimismo por la educación, la investigación y la divulgación.