Posts Taged ciencia

63 jóvenes españoles responden con 13 proyectos a los desafíos de la NASA

· El evento se llevó a cabo en 200 ciudades alrededor del mundo y con más de 25 mil de participantes.

· El ministro Pedro Duque envió apoyo a todos los participantes del NASA SpaceAppsMadrid.  

· Gente disfrazada de satélites, BB-8s para explorar túneles de lava en la Luna, un “Candy Crush” para identificar galaxias detectadas por el Hubble y mucho más en el #SpaceAppsMadrid.

· Esta edición fue organizada por Celera, y contó con P&G España como partner principal y BizLab de Airbus, WeWork y Rewisor como partners oficiales.
Desde el pasado viernes 19 de octubre hasta el domingo 21, en las instalaciones de WeWork Castellana 77, se llevo a cabo el reto mundial en el que han participado simultáneamente equipos de 200 ciudades de todo el mundo. El SpaceApps Challenge es un Hackaton en el que los participantes resuelven por equipos de 3 a 5 personas retos propuestos por científicos e ingenieros de la NASA y con datos reales.

En Madrid, ha conseguido un aforo de 80 personas, que, durante más de 30 horas de trabajo, decidieron tomar frente a retos que giran entorno al reciclaje de residuos, futuras misiones a la luna (y cómo construir bases allí), la localización de nuevos campos de refugiados en tiempo real, la planificación frente a desastres naturales más diversos y frecuentes, junto a muchos otros.
 
Durante las jornadas de trabajo recibieron ayuda de facilitadores de Airbus, P&G, Universidad Carlos III de Madrid y de Celera para sacar el máximo provecho de sus soluciones.
El domingo los equipos fueron evaluados por un panel de expertos integrado por el presentador del programa de TVE “El cazador de Cerebros” Pere Estupinyà; Juan Ángel Vaquerizo, de la Unidad de Cultura Científica Centro de Astrobiología del CSIC; María Dolores Alejandro, directora de IT y Servicios Globales de negocio P&G Sur de Europa; Maya Pixelskaya, artista y presentadora de MTV y el director de la aceleradora BizLab de Airbus, Pedro Luzón.
 
Tras una intensa deliberación dos equipos fueron declarados los ganadores locales del SpaceAppsChallenge Madrid, Galaxy Quest y 3DVRsity y competirán a nivel global con los finalistas de las demás ciudades participantes. Durante esta semana deberán presentar un vídeo explicativo de 30 segundos, que será evaluado directamente por miembros de la NASA.
 
Los ganadores locales competirán en las categorías de: Best Use of Data, Best Use of Hardware, Best Mission Concept, Galactic Impact, Most Inspirational y Best Use of Science. Y, gracias a Celera podrán visitar las instalaciones de PLD Space. Si resultaran ganadores globales en alguna de las categorías propuestas tendrán la oportunidad de ir al Centro espacial John F. Kennedy.

Durante la competición el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, envío apoyo a todos los participantes mediante un tweet y a quien en los próximos días se le hará llegar las diferentes soluciones del reto.

Proyectos finalistas de NASA SpaceApps

Galaxy Quest: un juego de exploración espacial para científicos ciudadanos que ayudará a NASA a clasificar las galaxias detectadas por el telescopio espacial Hubble.
 

3DVRsity: 
un entorno virtual en el que descubrir y visitar la Luna, Marte y otros lugares de nuestro sistema solar.
Ver explicación completa: http://www.3dvrsity.com/
Ganadores #SpaceAppsMadrid 2018

La G4 recomienda

Por: Equipo Celera

Celera participó en el Congreso de Mentes Brillantes

Los jóvenes talento de Celera, se tomarón los escenarios del Teatro Circo Price 

National Geographic-Mentes Brillantes se celebró el pasado mes de abril, los días 26 y 27 en el Teatro Circo Price de Madrid, de la mano de TPI. En esta octava edición, la jornada reunió a Santiago Segura, Gema Hassen-Bey, Fernando Sánchez Dragó, Pere Estupinyá, José Luis Abajo “Pirri”, nuestro director Francisco Martínez, entre otros muchos, quienes defendieron en 21 minutos sus mejores teorías para cambiar y mejorar el mundo. Este año el congreso apostó por el conocimiento, la dialéctica, el talento y la inspiración. Estuvo dividido en diferentes bloques temáticos que inspiraron a los más de 2.000 asistentes, quienes tuvieron la oportunidad de conocer las últimas novedades sobre los temas más tratados de la actualidad de la mano de referentes en cada área. Francisco Martinez, director de Celera, junto con 8 de nuestros Celerados explicaron lo que hacen y lo que ha supuesto Celera para sus vidas. A continuación, Francisco expuso la situación del talento en nuestro país, en particular del talento científico y explicó el cometido de Celera de poner en primer plano el talento excepcional. A esto afirmo “dan igual las mentes increíbles que haya en las universidades o centros de investigación si luego no sabemos trasladarlo a las empresas, y de ahí al mercado laboral” Francisco Martínez.

Ver charla

La cuarta generación de Celera está en camino

Por:Viviana Ramírez

Y ¿cómo no apostar por el talento cuando después de 3 generaciones, se han visto cosas de todo punto inesperadas? Desde hace 4 años, gracias a la iniciativa de Javier García Martínez y la Fundación Rafael del Pino, puede decirse que talento no solo es tener ese “don” o ser extremadamente bueno en algo; tener talento es saber conocerse a uno mismo, sus capacidades, sus miedos, sus ganas de salir adelante y su actitud excepcional. Pero, ¿cómo se unen estas dos variables para gestionar el talento? desde Celera se apuesta por la persona; cuenta con un programa de 3 años de duración, que, por un lado, se dirige al desarrollo de las softskills o capacidades socio-emocionales y por otro, al desarrollo del entorno de cada uno de los jóvenes, proporcionándoles grandes oportunidades como el ir como VIPs al Websummit, programas de innovación en el MIT o encuentros con Premios Nobel entre otras.

Celera cuenta con 30 jóvenes que quieren cambiar el mundo y vienen en camino otros 10. Jóvenes que tienen ideas, que luego convierten en proyectos y proyectos que están dando qué hablar. Estos jóvenes son los “Celerados”. Científicos, emprendedores, artistas, investigadores y estrategas, varias disciplinas distintas que al unirse se han complementado y han logrado impulsar eventos como “PasiónXtalento”, “el Celeratón” y “Los Premios Jóvenes Divulgadores” y que hoy día son reconocidos por sus grandes aportaciones a la sociedad.

Por solo nombrar algunos:

Carlos Matilla, es ingeniero aeronáutico y fundador de una empresa que diseña una aeronave no tripulada que aúna la facilidad y versatilidad de despegue y aterrizaje de un helicóptero con la eficiencia en vuelo y autonomía de un avión.

Roberto Gómez,  que afirma que “internet está roto” y que con horbito, un Sistema Operativo Web, puede unir todos los servicios de la nube en un único lugar. Su iniciativa fue seleccionada como una de las 20 startups más prometedoras en Europa por Impact Accelerator y hasta el momento ha captado más de €1.5M de inversión, un producto que revolucionará la manera en la que utilizamos y veamos la web, sin duda alguna!.

Maya Pixelskaya, nombre artístico y como es conocida entre sus compañeros, familiares y amigos. Artista que ha logrado llevar el mundo de los video juegos a la moda y a la pintura. Allá donde va, percibe el arte como una bomba vital y en donde muchas ocasiones refleja la belleza “en lugares donde se presupone ausente”.

Mario Merino y Daniel Pérez Grande jóvenes investigadores, que se encuentran desarrollando un proyecto destinado a propulsar las aeronaves del futuro con cohetes de plasma; estos sistemas constituyen un salto tecnológico para la propulsión en el vacío espacial y actualmente cuentan con el respaldo del programa Horizonte2020 de la UE.

Y estos son sólo 5 de los 27 que se han unido a este innovador programa durante los últimos 3 años. En febrero de 2018, una vez que han sido evaluadas más de 80 candidaturas, conoceremos a los 10 nuevos Celerados.  Quienes, al igual que los demás, han tenido que pasar por un exigente proceso de selección.

Celera es parte del cambio y por ello, tiene una estrecha relación con universidades, centros de investigación e instituciones que aglutinan el talento en España. Busca que las personas sean reconocidas no por su CV sino por sus capacidades personales y profesionales, personas que quieren revolucionar nuestra manera de pensar y actuar, personas que estén dispuestas a afrontar sus retos y sus metas y, finalmente, personas que estén dispuestas a salir de su zona de confort.

Qué es WebSummit y por qué no te lo puedes perder

Por: Jan Carbonell

Celera me dió la oportunidad de asistir al WebSummit 2017 y va a ser una experiencia que voy a recordar toda mi vida. Me fui hacia allí durante el fin de semana, antes de que empezara el evento. Eso me permitió captar el ambiente y visitar los puntos más emblemáticos de la ciudad. La primera visita fue a LxFactory. Antigua zona textil y fábrica abandonada, se ha convertido ahora en la zona hipster de la ciudad. Allí lo inacabado y lo antiguo vuelve a ser cool y los platos de comida vegana y envases reciclables tienen un precio por encima de la media.

Me levanté el lunes con ganas de visitar Lisboa y satisfacer una obsesión mía: tomar el mejor café de la ciudad. Aquí tengo que decir que es de las pocas ciudades que no tiene un claro ganador. Hay un factor adicional a calcular y es la calidad de la nata (junto con las vistas).

Brick Café tiene un aire local excepcional y es genial para digital nomads mientras que las vistas del Café Esplanada do Miradouro do Monte Agudo tiene unas vistas difíciles de superar.

 
Tras llegar Javier García Martínez, fuimos a dar una vuelta por el centro. Me impresionó particularmente la visita a la igreja de sao domingos debido a impacto visual del terremoto, fuego y paso del tiempo. Me dio a pensar que imperfecto a veces puede llegar a ser más bello que esas figuras geométricas inflexibles que nos empeñamos a perseguir en la mayoría de los edificios religiosos.

Tras nuestra visita cultural, fuimos a la inaguración del Web Summit. Allí, pudimos escuchar multitud de ponentes pero sin duda, la que más me impacto fue la de Stephen Hawking. Esto es lo que comentó:
 
“We cannot predict what we can achieve when our minds are amplified by AI. Every aspect of our lives will be transformed. It could be the greatest or worst event of our civilization.
We have to Focus on making AI not only succesful for ourselves but for the benefit of humanity.”

Creo firmemente que la 4ta revolución y la inteligencia artificial se están acercando a marchas forzadas y es preciso crear los mecanismos para asegurar que esta se usa para hacer el bien. De la misma manera que los doctores han de cumplir un código ético, me parece muy razonable exigir a los agentes del cambio la próxima revolución un compromiso similar.

Por la noche, Javier estaba invitado a la cena con el primer ministro de Portugal y fui con él hasta el palacio. No estaba en la lista y fue bastante difícil conseguir un sitio pero el personal de la organización no iba preparando ante un joven muy muy insistente. Al llegar a la zona de cocktail, pudimos hablar con varias personalidades. Particularmente, me gustó mucho hablar con los White Helmets de Siria por sus labores de rescate de más de 60.000 personas en la guerra civil que está devastando el país. También logramos hablar con el primer ministro, transmitir la importancia de dar voz a los jóvenes en esta sociedad cada vez más digital y nos pudimos sacar una foto.

Durante la cena fuimos hablando con otros invitados, entre los que también estaba Eneko Knörr, considerado uno de los mejores business angels de España. Eventos como Web Summit son famosos sólo por la presencia de startups sino las fiestas de después. En un ambiente más relajado tanto emprendedores como inversores conectan con más profundidad. En particular, salir de fiesta con Eneko y Mike Butcher fue relevante para ver la cantidad de startups que les presentan propuestas (y por qué los inversores no pueden siempre responder).

Pude hablar también con George Hotz. Si os suena el nombre, quizás hicierais un jailbreak del iPhone o la PS3 en su momento. Ahora se está dedicando a ofrecer un paquete de conducción autónoma para todos los vehículos a través de librerías open source y con un equipo puramente maker a un precio fijo de $1000. Otro momento de la noche fue reconectar con Mood Rowghani, al que quizás no os suene su nombre pero si las empresas en las que su firma de VC (KPCB) ha invertido [Uber, Square, Slack y Snapchat entre otros].

Al volver, discutí con un taxista portugués. Eramos dos personas en el taxi y al bajarse mi amigo, paró el taxímetro y volvió a bajar la bandera cuando previamente le habíamos comentado que realizariamos más de una parada. Amenazó con ir a la policía, le pedí que lo hiciéramos y tras encontrar dos policias locales que no se posicionaron de ningún lado, decidí pagar enfadado y volver hacia el hotel. Fue un altercado insignificante pero me llevé de allí dos (o tres) valiosas lecciones:
● A pesar de no estar nada de acuerdo con el cobro, fue más racional pagar que perder 3 horas de mi vida en una comisaría de Lisboa. Al taxista tampoco le hubiera hecho ninguna gracia pero al parecer, yo di antes mi brazo a torcer. En las negociaciones, mejor plantear siempre un win-win y cuando pierdes, es más sabia una retirada a tiempo que no entrar en una espiral emocional. Por suerte, andaba leyendo Sway, the pull irresistible pull of irrational behaviour y hay una historia muy buena al respecto de cómo un profesor de Harvard conseguía cada año que sus alumnos pagaran cantidades desorbitadas por un billete de $20: https://whocares1970.livejournal.com/169867.html
● Si todo lo que tienen que hacer Uber y Cabifi para ganar vs el Taxi es ofrecer un mejor servicio, no lo tienen complicado. El taxista tradicional está focalizado en su vehículo mientras que en estas apps el focus es su cliente.
●Uber, por mucho que se etiqueten de “colaborativos”, va a empezar una nueva era de la precariedad laboral. Es muy importante que a medida que se acerca la conducción autónoma y 4ta revolución industrial seamos capaces de re-incorporar al mundo laboral a las personas que hemos ido abandonando por el camino. Tampoco me parece mala idea lo de la renta universal (luego habría que ver su aplicación real).
 
La parte fuerte del websummit fue, sin lugar a dudas, el último día. Si os interesa el cambio climático, no puedo dejar de destacar el debate en el que participo el fundador de Celera, Javier Garcia Martínez, sobre la necesidad de destinar una parte de los impuestos que se recaudan (por ejemplo, en energía) a la investigación de nuevas fuentes, materiales y maneras de que no haya esa necesidad de tasar ciertas industrias o materiales repetidamente sino que esta pueda ir teniendo nuevos rivales (y por lo tanto, competencia) gracias a innovación científica.
 
 ¡Nos vemos en el próximo blog!

Ciencia en la era del “todo vale”

Por: Javier Frontiñán

El pasado 14 de Noviembre tuvo lugar, con motivo de la Semana de la Ciencia, una mesa redonda sobre Ciencia y Posverdad organizada por Celera y La Facultad Invisible en la Fundación Rafael del Pino. El acto contó con unos ponentes de lujo, María Blasco, Carlos Elías, Javier García, Antonio Calvo, Pere Estupinyá y Pilar Gil, esta última como moderadora. A lo largo de la tarde surgieron aspectos de gran interés, algunos de los cuales resumiré en los siguientes párrafos.

Es bien sabido, que en la era de las redes sociales ha cobrado fuerza el concepto de posverdad, el cual está cargado de matices, por lo que es difícil dar una descripción que los englobe a todos ellos. Podríamos definirlo directamente como “mentira”, aunque estaríamos obviando todos estos matices, otra forma de describir la posverdad sería como una mentira emotiva que nos obliga o incita a posicionarnos frente a un tema del que no tenemos por qué saber al respecto. Al final se tratan de mentiras, que colectivamente o socialmente se mantienen vigentes. La posverdad ha cobrado protagonismo en los últimos meses debido a la llegada de Trump a la Casa Blanca entre otros muchos hechos.

Esta posverdad también ha llegado a temas científicos como conceptos como el cambio climático o el movimiento antivacunas, por lo que los científicos también deben estar presentes en debates como el que tuvimos el pasado martes. De todos modos es un fenómeno, que según muchos expertos, no ha hecho más que empezar y la sociedad deberá adaptarse y enfrentarse a ella, pero ¿cómo? Para empezar, España necesita foros de discusión a largo plazo ya que como sociedad vamos a tener que tomar decisiones fundamentales respecto a temas donde la ciencia juega un papel clave. Para ello, debemos informarnos y educarnos al respecto. Como comentó Javier García, vivimos en una época en la que la opinión es sagrada.

A lo largo del debate, surgió un tema fundamental y es el cómo enfocar la divulgación para hacer frente a la posverdad científica que impera en las redes sociales. Ya que este es el principal medio donde encontramos afirmaciones rotundas sobre flagrantes mentiras. Por un lado, Pere Estupinyá afirmó que debemos acabar y evitar la mala divulgación, punto en el que todos los asistentes estaban de acuerdo. En este debate, los periodistas científicos también juegan un papel clave, Antonio Calvo Roy afirmó que para lograr generar un cambio se debe ser riguroso pero divertido, además, afirmó que los periodistas científicos, necesitan formación y especialización. Otro punto fundamental es la educación, debemos lograr que la educación científica cale en los más jóvenes, ya que, como dijo María Blasco, la ciencia es la mayor herramienta que hay hoy día en el planeta. Si queréis cambiar el mundo, la ciencia es el mejor camino.

Otro tema que generó un interesante debate fue como los científicos deben comunicar hacia la sociedad, y en este punto hubo un enfrentamiento dialéctico sobre si los científicos debemos o no defender las verdades absolutas. El hecho fundamental en este punto, es que como investigadores solemos trabajar en lo desconocido y siempre tenemos que tener la duda por delante, por lo que es muy difícil generar verdades absolutas, en la mayoría de las especialidades científicas. Este aspecto es directamente aprovechado por charlatanes y pseudocientíficos que hacen suyas verdades que en realidad son mentiras absolutas. En definitiva, los científicos sabemos lo que no sabemos, y eso, es difícil de transmitir. En este caso, el periodismo y la sociedad en general, conviven muy mal con la incertidumbre, por eso mismo, si la ciencia no ocupa un lugar en la sociedad, lo ocupará la pseudociencia.

En definitiva el problema actual, como dijo Carlos Elías, es que hemos llegado a una época del todo vale. La gente acude a las redes sociales a informarse sobre lo que le interesa sea verdad o no. Como sociedad, debemos aprender a dudar y a no creer a falsos gurús y charlatanes. Un claro ejemplo, que puede ser tomado a modo de burla por muchos, es el de los terraplanistas, un creciente grupo de personas que creen y defienden que nuestro planeta es plano. Es algo que está ocurriendo hoy día y si una persona cree que la tierra es plana, puede acudir en internet a una serie de foros y medios que confirman sus disparatadas ideas. Aunque pueda parecer una broma, hay aspectos donde esto se vuelve mucho más grave como es el cambio climático o los antivacunas. En este caso, se habló de cómo introducir estos temas en debates en televisión en programas generales y surgió otro debate relacionado con la posverdad y es el de la neutralidad. Haciendo referencia a que si, por ejemplo, se hace un debate sobre vacunas, no se puede ser neutral situando a un defensor de las vacunas frente a un antivacunas, por que la ciencia ha demostrado de todas las formas posibles la eficacia de estas. La pregunta es, ¿se debe poner a la misma altura al experto en vacunas que al charlatán antivacunas?

Sin duda la ciencia debe de estar presente en el debate social. La fórmula para lograrlo es realmente compleja, integrando una mejor labor divulgativa por parte de los científicos una especialización por parte de los periodistas científicos y un gran esfuerzo por cambiar políticas educativas. No debemos olvidar que la posverdad alimenta el fanatismo y puede llevar a cometer verdaderas injusticias. El incremento de los casos de sarampión, es solo un ejemplo. Como concluyó Javier García, ser ciudadanos es estar bien informados. No podemos delegar a que alguien nos de la información y creerle.

Ciencia y posverdad, en la Semana de la Ciencia

Con motivo de la Semana de la Ciencia de Madrid en Celera hemos decidido participar organizando un evento abierto a todos los públicos y donde abordaremos dos actividades que esperamos que sean de vuestro interés.

 

Por un lado, hemos organizado una mesa redonda sobre “Ciencia y Posverdad” con un panel de lujo que contará con: 

    • Javier García Martínez, presidente de Celera;
    • María Blasco, directora de CNIO;
    • Pere Estupinyá, Presentador y Director de “El Cazador de Cerebros”​ en TVE;
    • Carlos Elías, catedrático de periodismo de la UNED;
    • Antonio Calvo Roy, presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica
    • Moderado por: Pilar Gil, periodista en Hearst Magazines.

En segundo lugar, haremos entrega a los ganadores de los galardones de la I Edición de los Premios Jóvenes Divulgadores. Estos Premios son una iniciativa de Celera junto con La Facultad Invisible y la Fundación Rafael del Pino.

 

La actividad se desarrollará el martes 14 de noviembre en la Fundación Rafael del Pino a partir de las 18:30. 

 

¡Os esperamos!

Reserva tu entrada aqui

Crónica de un #STARMUS

Por: Daniel Pérez Grande

¿Por dónde empezar? Mi cabecita está llena de ideas, de conversaciones, de observaciones, de recuerdos, de nuevas amistades (spoiler alert, algunas han llegado a escapar el campo gravitatorio terrestre) y de la luz de ese sol inagotable que nunca se pone, y que nos brindó la mejor despedida posible el Viernes 23: un arcoiris de media noche, que se produjo cuando dio por concluida la IV entrega del festival STARMUS, después de una semana respecto a la que usar las palabras “apasionante” o “increíble” parece insuficiente.

Supongo que sería justo decir que mi interés por el STARMUS comenzó el año pasado con una maravillosa crónica por parte de Javier Frontiñan, investigador y miembro de Celera; aunque yo había oído hablar de este evento antes de aquello, no fuí consciente de lo que me había perdido hasta que lo experimenté a través de las palabras de Javi. STARMUS es un festival joven, sí (como nos reconoció el propio Garik Israelian, padre del festival y también padre de las observaciones que nos llevaron a entender que las supernovas y los agujeros negros están irrevocablemente unidos, la primera edición del festival solo contó con 49 personas en el público ), pero en su cuarta edición ha alcanzado ya los miles de asistentes y la cobertura mediática asociada a traer a astronautas, leyendas del rock, astrofísicos, biólogos y casi una docena de premios Nobel.

Si tuviese que describir STARMUS, diría que es el lugar donde se entiende, realmente, qué época tan increíble estamos viviendo; por un lado, el más científico quizás, asistimos a un gran número de charlas de altísimo nivel: empezando por Stephen Hawking y su atrevida apuesta por alcanzar nuestra estrella más cercana a lo largo de este siglo (el famoso Starshot), pero también otras, como la de Emmanuelle Charpentier, sobre la tecnología de edición genética CRISPR-Cas9 (que sin duda le llevará a ganar el premio Nobel en algún futuro cercano), la de Edvard Moser, sobre las células del cerebro que se encargan de la orientación espacial o, quizás mi favorita, la de Sara Seager, sobre la búsqueda de señales biológicas en las atmósferas de exoplanetas (sobre este tema, cabe decir que el último conteo de planetas extrasolares, gracias a la misión Kepler, pone la media en 2 planetas por cada estrella de la Vía Láctea… algo para tener en cuenta la próxima vez que observemos un cielo estrellado). Pero, por supuesto, STARMUS no solo celebra la ciencia sino también los esfuerzos por comunicar sus resultados: en ese sentido dos charlas que no dejaron a nadie indiferente fueron las de Jeffrey Sachs, sobre cómo sobrevivir al cambio climático, a Trump y a otras crisis globales, donde expuso su visión sobre el sistema oligárquico estadounidense, su relación con el cambio climático y la necesidad de enfocar el problema de “abajo a arriba”, y hacer partícipe a la población de ello, y la de Katharine Hayhoe, que habló de cómo y dónde centrar nuestros esfuerzos de comunicación si queremos que haya un cambio real respecto al calentamiento global; ambas charlas muy potentes, que supusieron una verdadera llamada a la acción para enfrentarnos a este problema.

Finalmente, STARMUS hizo eco de una tendencia de la que me siento muy partícipe a nivel personal: la de la intersección del arte y la ciencia (la famosa “A” en el STEAM: Science Technology Engineering Arts & Math), gracias en parte a la orquesta filarmónica de Trondheim, que ayudó a Brian Greene a narrar su épica historia: “Ícaro al filo del tiempo” y a May-Britt Moser a describir cómo el cerebro genera un mapa espacial de sus alrededores. Músicos, por descontado, no faltaron en un festival donde la música supone la mitad del nombre (el famoso MUS) y varios conciertos cerraron los días en el festival, incluyendo una verdadera lección en “maestría” por parte del inolvidable guitarrista Steve Vai.

Parece que STARMUS no se volverá a celebrar hasta el 2019, lo cual nos confirmó Iñaki Soroa, cofundador del evento; visto el crecimiento exponencial del evento, no me sorprende, ya que el trabajo para organizarlo debe ser poco menos que titánico. Dos años es suficiente tiempo para limar, también, algunas asperezas, ya que el evento no ha estado exento de polémica: a parte de las bajas en persona de Buzz Aldrin y Stephen Hawking, los paneles, sobrados de personalidades científicas y mediáticas, carecieron a veces de enfoque e hilo narrativo; por otro lado, en palabras de mi amiga Tia Tidwell, “STARMUS sufrió de problemas de diversidad en cuanto a género, raza y edad”, problemas de los que hicieron eco, de forma muy sonada, Sara Seager, que decidió abandonar el evento a mitad de camino, o Alexandra Witze, corresponsal para la revista Nature, que fue muy crítica durante su tweeting en directo del evento.

Por supuesto, 2019 también supone el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, así que será, sin duda alguna, un gran momento para volver a celebrar un STARMUS con renovadas fuerzas e inspiración. Por mi parte, solo espero que pueda volver a repetirse el panel de “Moonwalkers”, en el que Buzz Aldrin, Harrison Schmitt y Charlie Duke, astronautas de las misiones Apollo todos ellos, conducidos por un grande la comunicación científica, Neil Degrasse Tyson, nos recordaron por qué es importante que la humanidad sueñe con las estrellas. Hasta entonces, habrá que soñar en clave de #STARMUS.

¿Qué pensamos los españoles sobre la ciencia y la tecnología?

Por: Javier Frontiñan

Con una frecuencia anual la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECyT) publica su “Encuesta sobre percepción social de la ciencia”, un estudio en el que se analiza minuciosamente la relación directa entre ciencia y sociedad en nuestro país. Se trata de una encuesta que ofrece una información fundamental tanto para científicos como para la sociedad general y que deberían tomar muy en serio nuestros dirigentes. De ella se extraen conclusiones que deben invitarnos a una obligada reflexión como que del total de ciudadanos poco interesados por la ciencia, el 33,5% es porque no la entienden. Profundicemos en este interesante estudio.

Esta encuesta ofrece una visión muy significativa ya que está conformada por 6357 entrevistas a personas de diferentes edades y de toda la geografía española, de hecho se han hecho mínimo 350 encuestas por región.

En nuestra sociedad encontramos un 16,3% de la población con un interés “espontáneo” por la ciencia, esto se refiere a que entre este porcentaje de la población, la ciencia es uno de sus principales intereses. Es de destacar, que en el caso de las mujeres este interés se ha incrementado significativamente desde la última encuesta, mientras que en hombres ha descendido ligeramente.

En relación con lo que acabo de comentar, la ciencia y la tecnología se sitúan en sexto lugar en temas de  interés, por detrás de medicina, educación, alimentación, cultura y medio ambiente, estando casi un 60% de la población algo o poco interesada por la ciencia. Es importante destacar la cifra que comenté al inicio del artículo, según la cual un porcentaje alto de las personas menos interesadas lo están por que no la comprenden. Es fundamental que los investigadores redoblemos nuestro esfuerzo por acercar la ciencia a la calle- Estoy seguro que si se hiciera una encuesta a los científicos de instituciones públicas españolas sobre su interés por la divulgación, el porcentaje de desinteresados sería mucho mayor que el de la sociedad desinteresada por la ciencia. En ningún momento quiero decir que todo investigador debe divulgar, pero al menos no debe poner trabas a aquel que sí que quiera.

Uno de los resultados que más destaca la FECyT es el bajo porcentaje de personas que creen que la ciencia genera más prejuicios que beneficios sobre la sociedad, y como este porcentaje se ha reducido en comparación con el casi 10% de 2002. Pero el dato más llamativo, por lo menos desde mi punto de vista, es el elevado porcentaje de la población que cree que los beneficios y prejuicios de la ciencia están equilibrados. Se trata de más de un 25% de la población, estamos hablando de que una de cada cuatro personas mayores de 18 años en España, creen que la ciencia genera el mismo mal que bien…y esto es realmente alarmante. Todo ello es consecuencia de la visión sesgada que se da de la ciencia y la tecnología en medios de comunicación y redes sociales, donde en muchas ocasiones las noticias alarmistas y la tiranía del titular imperan por encima de la credibilidad. De hecho es en los temas que más polémica suscitan en medios, en los que la sociedad ve mayor prejuicio, por mucho que la ciencia se haya esforzado, en muchos casos, en demostrar que no generan prejuicio alguno.

Pero el estudio permite indagar y profundizar en todo lo que subyace a lo comentado hasta el momento. En esta edición, se ha hecho un especial énfasis en las fuentes de información a las que acudimos los españoles para informarnos sobre ciencia. Según esta encuesta, la mayoría de las personas utilizan como primera opción las redes sociales y como segunda la televisión. El problema radica en cuales son los medios específicos utilizados, algo en lo que no se profundiza en el estudio.

Si nos detenemos primero en la televisión, por desgracia vivimos en un país donde la ciencia brilla por su ausencia en la mayoría de las cadenas, salvando a la televisión pública que sí que nos ofrece programas de gran interés y calidad. La relación es sencilla, si a la sociedad no le interesa la ciencia, ¿por qué iban las cadenas privadas a invertir en programas divulgativos? No olvidemos que estas cadenas carecen de programación cultural salvando algún concurso televisivo y un programa de libros cuya presentadora en más de una ocasión ha demostrado ser la antítesis de la cultura, por decirlo de una forma educada. Aun así hay esperanza y programas como Órbita Laika o El Cazador de Cerebros presentan unos índices de audiencia respetables. Entre las redes sociales, gana por goleada Facebook, y sí, en la gran red social hay contenido científico muy bueno, pero no es fácil encontrarlo. Además, me sorprende como ha incrementado Instagram como fuente de conocimiento científico… Por lo tanto, esto nos indica claramente que medios de divulgación científica deben redoblar esfuerzos por hacerse presentes en estas redes, al igual que universidades y centros de investigación, algo que no siempre ocurre, ya que se suelen caracterizar por cuentas casi vacías de contenido.

En el estudio también se ha puesto de manifiesto el vídeo como una de las principales vías de información. Por lo tanto, en la era de la inmediatez, contar la ciencia en pocos minutos y de una forma sencilla y atractiva parece ser un valor seguro, que de nuevo obvian la mayoría de centros y entidades incluso medios de comunicación, dedicados a la ciencia.

Otro factor fundamental es la educación, ya que la valoración media de la educación en ciencia en nuestro país es considerada como baja o muy baja por más de un 44% de la población. Y esto, ¿debería de sorprendernos?, pues no. Si tenemos en cuenta que la ciencia apenas está presente en parte de la educación clásicamente mal llamada de “letras”, que además estamos empeñados en esa estúpida separación de “ciencias” y “letras” y que encima la mayoría de la gente no considera ni siquiera asocia la ciencia con la cultura pues es un problema muy complejo. A eso hay que sumarle la total incultura científica de nuestra clase política y todo personaje público que se tercie, el ridiculizar a la ciencia y al científico en programas de prime time y el permitir que la pseudociencia campe a sus anchas por nuestra sociedad. Pero no debemos tirar solo balones fuera y no hacer autocrítica. En muchos aspectos, muchos científicos aun mantienen ese halo de sabiduría y arrogancia que les hace ver la divulgación como algo inútil e incluso ridiculizan y menosprecian a aquellos que dedican parte de su tiempo a acercar sus investigaciones a la sociedad. Por suerte, esta tendencia está cambiando y cada vez se valorará mejor la divulgación científica en la carrera investigadora.

Por toda esta parrafada que acabo de escribir, no voy a entrar en comentar las preguntas sobre cultura científica enmarcadas en esta encuesta y que tanto titular ofrecen. Creo que de esta encuesta podemos sacar conclusiones y posibles soluciones para que cada vez los porcentajes de personas que fallan estas preguntas se reduzcan. Como buena noticia la de investigador sigue siendo considerada la segunda profesión mejor valorada tras la de médico, que para este caso me permito el lujo de unirlas. Esto es muy buena noticia ya que supone que médicos e investigadores son consideradas figuras importantes y respetables por lo que sus opiniones deben de serlo también. Por lo tanto tenemos una gran responsabilidad de acercar la ciencia a la calle, enseñar a las personas lo sencilla que es, como explica todo lo cotidiano y como nos ayuda en nuestro día a día. Si esto se hace desde la humildad y con el único fin de educar e informar, conseguiremos llegar a las personas y cambiar la balanza.

No debemos olvidar algo fundamental, y es que los investigadores (la mayoría), recibimos nuestro sueldo de dinero público, por lo que nos debemos a nuestra sociedad. Además, si no salimos a la calle y ocupamos nuestro lugar, este será ocupado por charlatanes psueudocientíficos sin el menor escrúpulo y con el único fin de adoctrinar y vender mentiras. La respuesta a eventos como Pint of Science o la Marcha por la Ciencia demuestran que hay un profundo interés en nuestra sociedad por la ciencia. Con nuestra ciencia e investigación podemos poner nuestro granito de arena, pero llevando la ciencia y el pensamiento crítico a la sociedad puede hacer cambiar el mundo, haciéndolo mucho más justo y como dijo mi paisano el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha “Cambiar el mundo amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia”.

Celera participa en el ERA Career Day de Toledo

Los días 23 y 24 de mayo de 2017 se celebró en Toledo, en el Campus Tecnológico de la UCLM, el ERA Career Day, un evento dirigido a orientar a investigadores presentes y potenciales en las posibilidades de la carrera investigadora.

El Campus Tecnológico de la UCLM es una antigua fábrica de armas que se conserva intacta y donde los edificios ya no son almacenes y talleres sino aulas y laboratorios. La primera jornada del ERA Career Day contó con la participación de la secretaria de Estado, Dña. Carmen Vela, quien inauguró la sesión.

Celera estuvo presente con un stand informativo para los asistentes. Dicho stand fue atendido por los Celerados que participaron en las jornadas. Asimismo, la mesa redonda titulada Diferentes caminos profesionales en investigaciónestuvo moderada por nuestro director, Francisco Martínez, y contó con testimonios de varios investigadores que han llevado sus carreras por caminos diversos:

  • María Jiménez Sánchez: Investigadora del Medical Research Council (Reino Unido). Presidenta de la asociación de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU/SRUK).
  • Silvia Lazcano Ureña: Directora de R&T AIRBUS España.
  • José Francisco Ruiz Fons: Investigador programa Ramón y Cajal. Actualmente trabajando en IREC-UCLM.
  • Mariana Boadella Caminal: CEO de la spin-off Sabiotec

La mesa redonda buscaba presentar distintas perspectivas y posibilidades de la carrera investigadora. Francisco Martínez comenzó presentando el proyecto Celera, en el que actualmente participan varios investigadores y señaló el complemento que ofrecen programas como este a la carrera del investigador.

Silvia Lazcano relató su trayectoria profesional desde sus inicios. Estudió Química, tras doctorarse y dedicarse al estudio de polímeros, su carrera se dirigió hacia el estudio de materiales, lo que la llevó finalmente a trabajar en AIRBUS investigando aplicaciones de los mismos en la industria aeroespacial. Su testimonio explicó distintas ventajas y obstáculos encontrados en la investigación en la empresa privada.

María Jiménez relató su extensa experiencia de investigación en el extranjero. Tras estudiar Farmacia y doctorarse en Madrid, sus investigaciones le llevaron a Suiza, EEUU y finalmente al Reino Unido. Durante los últimos ocho años ha trabajado investigando en Cambridge y actualmente es Fellow del MRC en Londres.

Francisco Ruiz, doctor veterinario de profesión, ha desarrollado gran parte de su labor de investigación en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos en Ciudad Real. Después de ser investigador en el programa Juan de la Cierva, es actualmente investigador Ramón y Cajal en el grupo de Sanidad y Biotecnología del IREC. Ofreció una visión de la carrera investigadora clásica en el sistema español.

Mariana Boadella también es veterinaria, pero su carrera tomó una deriva distinta, ella es científica y emprendedora. Tras licenciarse en veterinaria en la UAB, realizó su doctorado en la UCLM y más adelante un MBA en el Instituto de Empresa. Compaginó su formación con actividad investigadora en el IREC y más tarde con una beca Marie Curie en Rotterdam. Actualmente es CEO de SabioTec, una spin-off nacida en el seno del IREC para generar soluciones de veterinaria para actividad cinegética y ganadera.

Durante la mesa se compartieron muchas experiencias y consejos para los futuros investigadores y para aquellos que están en busca de nuevos caminos para su carrera profesional. Un tema recurrente fue la necesidad de un buen nivel de inglés para desarrollar la carrera fuera de España, ya que como uno de los ponentes dijo, “el inglés es el idioma de la investigación”, aunque también se subrayó la importancia del rigor técnico por encima de las formas.

Otro de los consejos ofrecidos fue simplemente ser pacientes. La carrera investigadora en España es altamente competitiva y la experiencia pesa mucho, haciendo que los jóvenes investigadores a veces se sientan frustrados al competir con otros que les llevan años de ventaja. El consenso general fue que a un investigador competente  le llegan las oportunidades, y que es necesario buscarlas a la vez que se realiza la investigación.

Boadella insistió en la importancia de abrir miras y buscar abarcar todos los temas que influyen, cuando los investigadores se lanzan a emprender. Esto incluye formación en comunicación, finanzas, gestión de equipos, etc. También animó a los mismos a evitar rodearse únicamente de otros investigadores en la aventura emprendedora para mejorar la posibilidad de éxito, atajando problemas que surgen gracias a la multidisciplinariedad de los equipos.